AGUA PARA TODOS LOS USOS

Tenemos abundante agua en el planeta (por eso lo denominamos el planeta azul), tres cuartas partes de él están cubiertas por agua, sin embargo, sólo el 2.6% de toda el agua que existe en el planeta es dulce y más de 3/4 partes de ella se encuentra congelada en los polos.

Según portaleducativo.net, los seis mil millones de habitantes del planeta ya nos hemos adueñado del 54 por ciento del agua dulce disponible en ríos, lagos y acuíferos subterráneos. En el 2025, el hombre consumirá el 70 por ciento del agua disponible (estimación realizada considerando únicamente el crecimiento demográfico). Sin embargo, si el consumo de recursos hídricos por cápita sigue creciendo al ritmo actual, dentro de 25 años el hombre podría llegar a utilizar más del 90 por ciento del agua dulce disponible, dejando sólo un 10 por ciento para el resto de especies que pueblan el planeta.


A toda el agua dulce disponible, le damos diversos usos:
  • Uso poblacional: para nuestra alimentación, limpieza de las viviendas, lavado de ropa, higiene y aseo personal. Como uso público en la ornamentación y riego de parques y jardines. Se destina el 7% del agua dulce de nuestro país para este rubro.
  • Industrial: En las fábricas, en el proceso de elaboración de productos, en los talleres, en la construcción, etc. En el Perú se destina el 6% del total de agua dulce a esta actividad.
  • Agricultura: Para el riego de los campos de cultivo (grandes extensiones), y en la ganadería, como parte de la alimentación de los animales y limpieza de los establos. En el Perú, el 86% del agua dulce es destinado a este rubro.
  • Minería: En el procesamiento de minerales. Cabe resaltar que la descarga o devolución del agua empleada debe seguir un tratamiento para cumplir con los estándares de calidad. El 1% del agua dulce es destinada a esta actividad.
Agricultura                               Industria                                 Población
En algunos lugares se aprovecha la fuerza de la corriente de agua de los ríos para mover máquinas, como molinos de agua y aserraderos. En otros casos se aprovecha la caída del agua para producir energía eléctrica, como en el caso de las centrales hidroeléctricas.

Central Hidroeléctrica Cañón del Pato
Un ejemplo de Central hidroeléctrica, que además es un atractivo turístico y motivo de orgullo para la región de Áncash es la del Cañón del Pato que fue diseñada por el notable ingeniero y científico Santiago Antúnez de Mayolo y es considerada una de las obras de ingeniería más destacadas de nuestro país. Esta Central está ubicada en el Distrito de Huallanca, provincia de Huaylas en la intersección de los ríos Santa y Quitaracsa. Tiene una caída de 415m de las aguas del Río Santa y tiene una potencia de: 256 MW.

Para poder generar su máxima capacidad instalada necesita de 76 m3/seg de agua, Sin embargo el caudal del Río Santa varía de acuerdo a la época del año, en la época de avenidas el río lleva caudales promedios de 250 m3/seg y en la época de estiaje el caudal llega a bajar hasta 30 m3/seg.


Como vemos, el agua es indispensable para el desarrollo del ritmo de vida que llevamos actualmente, sin embargo no solo la necesitamos los más de 7 mil millones de personas que actualmente habitamos el planeta tierra, también la necesitan los 8,7 millones de especies de plantas y animales que existen en nuestro planeta y necesitan del agua para vivir. Es lamentable que la actividad humana haya generado un impacto en la extinción de muchas especies de animales y plantas… Pensemos que ya es tiempo de aprender a compartir amigablemente nuestros recursos, especialmente uno vital: El Agua. ¡Cuidémosla!


Comentarios